Signos visuales básicos y comunicación visual

Los signos espaciales constituyen un tipo particular de signos. Los signos espaciales pueden ser percibidos por el oído, el tacto, el olfato o la vista, por lo que podemos clasificarlos en signos espaciales auditivos, táctiles, olfativos o visuales. Entre estos últimos podemos encontrar, por ejemplo, dibujos, pinturas, fotografías, películas, videos, maquetas. Además, los signos visuales pueden subdividirse en atemporales, cuando son estáticos, y temporales, cuando involucran movimiento.

Los signos visuales pueden segmentarse a su vez en cinco grandes categorías: colores, cesías, formas, texturas y movimientos. Estos elementos son el resultado tanto de fenómenos físicos, como de la percepción visual. Los tres conceptos básicos que intervienen en su clasificación son las nociones de luz, espacio y tiempo.

Antes de hablar de estos elementos, es importante mencionar que si bien cada uno de ellos puede analizarse por separado, esto no quiere decir que aparezcan en forma fragmentaria en un mensaje visual. Al menos cuatro de ellos están presentes en toda percepción visual, excluyendo en algunos casos el movimiento, pues no existe organización visual que no contenga algún tipo de color, cesía, forma o textura.

Según José Luis Caivano:

Estos cinco signos elementales que caracterizamos son los que construyen a través de sus combinaciones e interacciones, nuestro mundo visual. Cualquier representación o mensaje visual puede ser analizado teniendo en cuenta cómo aparecen estos elementos básicos.[1]

Color

El color está relacionado con la forma en que percibimos la luz. No es una propiedad intrínseca de los objetos. Es importante señalar que la “luz” se refiere a lo que percibe el sistema visual; el hecho físico o estímulo externo que provoca la sensación luminosa es la “radiación visible”. La radiación visible interactúa con los objetos y puede ser absorbida, transmitida o reflejada. Lo que percibimos como color es la porción de radiación visible que los objetos no absorben. Por lo tanto, el color es un signo, “la interpretación que un sistema de visión hace de un determinado fenómeno físico, y en una situación contextual determinada”.[2]

En la comunicación visual, el color es uno de los signos visuales elementales de mayor importancia por la gran cantidad de información que puede proporcionar y, por lo tanto, por los significados que puede llegar a tener. Desde las pinturas rupestres, el color siempre ha estado presente en la comunicación visual. No puede concebirse la pintura sin el color. En el caso del dibujo o del grabado en el arte, en ocasiones el color está ausente. Podemos encontrar grandes dibujos de Miguel Ángel o Leonardo Da Vinci o de Goya, por ejemplo, hechos con grafito, o también grabados en una sola tinta. Pero también encontramos dibujos o grabados que incluyen alguna tinta además del grafito, o bien que se realizaron con lápices o tintas de color, como la sanguínea. O sobre los que el artista puso algunas manchas de color con acuarela o tinta.

En el caso de la fotografía, el cine y posteriormente la televisión, el color estuvo al principio ausente de estos medios de comunicación. Pero debido a la importancia que reviste para el ser humano se invirtieron grandes cantidades de dinero para lograr fijar y reproducir el color en las películas fotográficas. Y desde la invención de las películas cromáticas, por empresas como Agfa y Kodak, prácticamente todo el cine que se ha hecho ha sido en color. La televisión, en un principio, en blanco y negro, fue sustituida también hacia los años sesenta por la televisión a color, gracias al desarrollo de la tecnología para la transmisión y recepción de señales de televisión. Hoy en día prácticamente toda la televisión se transmite en color, con excepción de las películas en blanco y negro que aún se transmiten.

En el caso de la prensa, el color también ha ido ganando terreno en el campo de las artes gráficas. Las revistas ilustradas como Life y Vogue pronto desarrollaron también técnicas de impresión basadas en la tricromía para publicar fotografías a todo color. Hoy en día cuando la televisión y el Internet ocupan un papel principal en los medios de comunicación, muchas revistas ilustradas, especialmente las dedicadas a los segmentos de lujo siguen teniendo una gran circulación porque los consumidores de estas revistas siguen buscando la calidad de las impresiones de las fotografías en papel cuché. E incluso los diarios han comenzado a incluir el color. Casi todos los diarios de gran circulación se publican hoy en día a color. En México, diarios como Reforma, El Universal o Excélsior, se publican a todo color, con secciones sobre espectáculos, deportes, viajes, automóviles, impresas a cuatro tintas, incluso a pesar de que el color no se reproduce tan bien en el papel que usa la prensa, el uso del color en la prensa hace más atractivos los diarios, que logran aumentar su circulación, pero sobre todo permite a los anunciantes imprimir sus anuncios a color.

Y aquí llegamos a uno de los principales factores que han impulsado el uso del color en los medios de comunicación: la publicidad. La publicidad siempre ha preferido el uso del color, por su alto nivel de iconicidad. Así, en el diseño de empaques siempre se utilizan ilustraciones o fotografías o tipografía a color. Existen además vastísimos estudios sobre el uso del color en la publicidad y también estudios sobre la psicología de los colores y las preferencias de los consumidores. Así, generalmente los productos de belleza utilizan colores pasteles. Los productos dirigidos a las clases medias o bajas utilizan colores más saturados. Los artículos de lujo incluyen muchos colores ocres, negros, dorados o plateados, por ejemplo.

Y por último en diseño, en cualquiera de sus variantes, el color es fundamental, tanto en los automóviles, los artículos electrodomésticos, la arquitectura de interiores, la moda, y cualquier producto industrial, desde un encendedor o bolígrafo hasta una grúa.

Cesía

La cesía se relaciona con la percepción de las diferentes formas de distribución de la luz en el espacio. Como ya se dijo, la radiación visible puede ser absorbida, transmitida o reflejada. A su vez, la luz puede reflejarse o transmitirse en forma regular (predominantemente en una dirección) o difusa (en varias direcciones). El sistema visual percibe y decodifica estos hechos físicos y los interpreta como signos que proporcionan información sobre ciertas cualidades de los objetos circundantes. Así, podemos distinguir si un objeto es claro u oscuro (según el grado de absorción de radiación visible); transparente, traslúcido u opaco (de acuerdo con la mayor o menor permeabilidad a la radiación visible del objeto); brillante o mate (dependiendo de si la transmisión o reflexión de la radiación visible se da en forma predominantemente regular o dispersa).

La cesía percibida depende de varios factores, entre los que destacan el tipo de iluminación, el tipo de objeto y el ángulo de observación. La cesía puede entenderse entonces “como la sensación producida en un observador por la manera en que los objetos distribuyen la luz en el espacio”.[3]

Junto con el color, la cesía también transmite importante información en la comunicación visual, que porta muchos significados. Desde luego, permite distinguir si un objeto es claro u oscuro, liso o rugoso, suave o áspero, opaco o translúcido. Todas estas propiedades son tomadas en cuenta por los comunicadores visuales y artistas al momento de producir un diseño o una obra de arte, ya sea bidimensional o tridimensional. Estos elementos visuales permiten entre otras cosas jugar con los contrastes, además de proporcionar información sumamente importante sobre las obras o productos. Por ejemplo, los diseñadores de textiles, productos o arquitectos pueden lograr efectos de contrastes de textura o de tono, empleando diferentes materiales, desde un mármol bien pulido hasta una fibra natural áspera, incluso cuando los materiales no necesariamente son percibidos por el tacto, pues la textura también es una cualidad que se percibe visualmente. En el diseño textil y de indumentaria también se pueden utilizar diferentes grados de opacidad o de transparencia para lograr impactantes efectos. Lo mismo ocurre en la arquitectura, mediante el uso de diferentes materiales con diversos grados de opacidad o de transparencia, o mediante los acabados mates o brillantes de pinturas y barnices.

Los contrastes de tonos claros y oscuros también son muy utilizados en diseño y artes aplicadas e incluso en el arte. Y por supuesto en la publicidad y en la fotografía. La composición en fotografía, por ejemplo, además del uso de colores contrastantes, puede utilizar los juegos de luz y de sombra, o los tonos claros u oscuros de un paisaje o de un modelo.

En fotografía, cine y televisión, el estilo de iluminación en el que predominan sujetos con tonos claros o blancos y casi no aparecen sombras nítidas o tonos oscuros se conoce como high key o de clave alto, y el estilo de iluminación en donde predominan sujetos oscuros con sombras marcadas y ausencia de blancos o grises claros se llaman de low key o de clave bajo, para lograr un efecto de claroscuros. El estilo de iluminación de clave alto puede dar una sensación de suavidad o crear una atmósfera apacible, en tanto que la iluminación de clave baja suele utilizarse en escenas que connotan misterio o ambientes sórdidos o pasión. El primero se utiliza por ejemplo para las fotografías de novias o de bodas; el segundo, es más usual para retratar personas con poder, como políticos o empresarios. En cine, el estilo de iluminación de clave alto se utiliza mucho en comedias, y el estilo de iluminación de clave bajo, en películas de terror, drama o en el llamado cine negro.

Dado que la cesía no es, como el color, una cualidad intrínseca de los objetos, sino un efecto de la iluminación y del punto de vista, es de gran importancia conocerla para poder reproducirla en la fotografía, el cine o la televisión, por ejemplo. Con este conocimiento se pueden lograr efectos que atenúen o magnifiquen propiedades del objeto, como por ejemplo, el volumen. O ciertas características de su superficie, como el acabado, mate o brillante, o su capacidad para reflejar brillos, como por ejemplo las superficies metálicas o cromadas en un auto. O bien para evitar los reflejos no deseados, como en los cristales del parabrisas o los lentes de las personas retratadas.

Forma y textura

El color y la cesía posibilitan la percepción de la forma y la textura, toda vez que los cambios de color y de cesía permiten distinguir los límites o bordes de una superficie o un volumen. Esto hace posible distinguir las formas, ya que éstas están definidas por sus bordes.

Por su parte, la textura tiene que ver con los pequeños elementos que caracterizan cualquier superficie o volumen. Para la percepción visual, estos pequeños elementos están constituidos por cambios tonales o de cesía forman un patrón, que puede ser regular o irregular.

La forma y la textura también juegan un papel importante en el diseño y en el arte. Como se menciona, son precisamente el color y la cesía los que hacen posible percibirlas. De ahí la importancia de estos signos visuales elementales.

Sobre la forma se ha especulado mucho, especialmente en el diseño. En arquitectura y diseño, por ejemplo, se ha debatido mucho si la forma debe seguir a la función, o puede ser completamente arbitraria. Y en caso de que la forma siga a la función, ¿cómo debe ser esa relación? Cabe destacar además que la forma no se limita solamente a los objetos tridimensionales, pues también los objetos planos tienen forma, ya que las formas están definidas por sus límites, y también los objetos planos tienen límites.

La textura también se utiliza como un elemento que proporciona información sobre la superficie o el volumen. En el caso del diseño se aprovecha ampliamente la textura de los materiales usados para dar diferentes significados a los productos. En el caso de su representación visual mediante la fotografía, el cine o el video, el comunicador visual debe tomar en cuenta la textura de los sujetos fotografiados a la hora de iluminarlos, pues de ello dependerá que resalte o atenúe los efectos de la textura de una superficie. En la fotografía de moda puede ser muy importante por ejemplo destacar la textura de un material, por ejemplo, la piel de una cartera, o de un textil, en el caso de un vestido. En la fotografía de glamour, a menudo se busca destacar la textura de la piel de los modelos, y al mismo tiempo disimular pequeñas imperfecciones (aunque esto puede conseguirse también con los modernos programas de tratamiento de fotografías por computadora).

El volumen es otro de los elementos visuales que permiten organizar el espacio. Es percibido gracias a la visión estereoscópica. Por eso a menudo plantea algunas dificultades ilustrar, dibujar o fotografiar un objeto tridimensional y representarlo en un lienzo o un papel. La idea de volumen se puede representar gracias a una iluminación adecuada que reproduzca algunos efectos de la forma como el objeto absorbe, transmite o difunde la luz o mejor dicho la radiación visible.

Movimiento

Finalmente, el movimiento tiene que ver con la dimensión temporal de la percepción visual. Puede incluir cualquier desplazamiento de un objeto, pero también cualquier cambio de apariencia del mismo en un lapso de tiempo.

En la comunicación visual, el movimiento se aprovecha sobre todo en el cine o la televisión, e incluso en forma más reciente en Internet. Pero en las puestas en escena el movimiento siempre ha estado presente: por ejemplo, en el teatro, el ballet o la ópera, por mencionar sólo algunos casos. Sin embargo su representación en los medios temporales era más bien limitada y no fue sino hasta el desarrollo del cine primero y de la televisión y del Internet después que se hizo más amplia. En la fotografía, el dibujo o los cómics se han utilizado algunos elementos visuales para dar la sensación de movimiento, como algunas líneas alrededor de los dibujos, en el caso de los cómics, o algunos efectos de barrido en el caso de la foto. El cine y la televisión producen mejor la impresión de movimiento que los medios anteriores. El cine mediante la proyección de 24 cuadros por segundo (más o menos), y la televisión mediante el barrido de puntos luminosos en una pantalla.

La computadora ha permitido la introducción de llamativos efectos visuales con movimiento. Tal es el caso del uso muy extendido ahora en Internet principalmente de tipografía en movimiento. Hasta hace unos años, la tipografía pertenecía casi exclusivamente a medios temporales, es decir, era fija. Ahora también tiene movimiento. Los artistas visuales también han aprovechado esta característica. Si el arte era estático hasta comienzos del siglo XX, a partir de la segunda mitad del siglo también se ha caracterizado por incluir el movimiento, además de la textura y la forma.

Por último, también la publicidad, que tiene un importante papel en la economía de los medios de comunicación masiva, tiene una gran preferencia por las imágenes en movimiento. Basta señalar que en México, más de la mitad del gasto en publicidad se efectúa en televisión.


[1] Caivano, José Luis, “Semiótica, cognición y comunicación visual: los signos básicos que construyen lo visible”, en Semiótica de lo visual. Tópicos del Seminario, 13, Universidad de Buenos Aires, enero-junio de 2005, pp. 113-135.

[2] Óp. Cit., p. 124.

[3] Óp. Cit., p. 128.

About these ads

3 comentarios to “Signos visuales básicos y comunicación visual”

  1. maria ofelia Says:

    muy interesante soy docente del área de computación y también enseño diseño gráfico pero estos conocimientos me son muy utiles para mi labor agradezco a tu blog como puedo emplearlo necesito ejemplos prácticos gracias
    Ofelia

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: